01 agosto 2009

Juan Antonio Huisa en República Dominicana

EL ALPINISTA Y AVENTURERO HUISA HACE CUMBRE EN EL TECHO DE REPÚBLICA DOMINICANA, EL PICO DUARTE, DE SIENDO ADEMÁS DE TODO EL CARIBE, PONIENDO ASÍ FIN A SU ANDADURA POR LAS GRANDES ANTILLAS.

Sevilla,27 de julio de 2009

Tras la decepción que supuso Haití para Juan A. Huisa, ya que días después intento de nuevo subir a la montaña La Selle pero hubo que abortar la expedición por riesgo de Huracán, puso rumbo a Republica Dominicana. Salió de Puerto Príncipe (capital de Haití) en bus con destino Santo Domingo (capital R. Dominicana).El viaje fue largo, pero nada más cruzar la frontera Huisa experimento una agradable sensación de civilización, las carreteras estaban asfaltadas, la vegetación era exuberante, al contrario que sucede en Haití que está arrasada, y además el idioma español facilitaba mucho las cosas; y lo principal es que se encontraba seguro, ya no tenía la sensación de peligro constante.
Nada más llegar a Santo Domingo y sin más dilación cogió otro bus y puso rumbo la población de La Vega para acercarse lo más posible a su siguiente objetivo. Y una vez llegado allí, ya de noche, un trasporte privado lo llevo hasta la población de Jarabacoa, puerta de entrada al pico Duarte.

Huisa: “Fue una jornada maratoniana pero debía aprovechar los pocos días que me quedaban, y recuperar los perdidos en Haití. La experiencia de Haití ha sido muy dura y sobre todo que tengo que repetir, pero por fortuna he conseguido hacer una amistad con compañeros de los cuerpos de seguridad del estado, que se han involucrado tanto en mi proyecto que me aseguran que a la vuelta subirán conmigo, dicen que ya son parte de la expedición.
En un solo día ya me encontraba en la entrada del Parque Nacional José Armando Bermúdez, donde se encuentra el techo del país, el Pico Duarte. Hice las gestiones necesarias para la ascensión, contrate un guía, las mulas que llevarían el equipaje hasta la zona de descanso y a la mañana siguiente ponía rumbo a la montaña.La ascensión son 46 km. ida y vuelta y aunque la ascensión no presenta dificultades técnicas es cierto que se hacen eternos. La planificación se suele hacer en tres días aunque se puede intentar en dos. Los primeros 4 km. se hacen muy bien, será para no asustar a nadie, pero a partir de ahí la inclinación se hace más acentuada, se cruzan varios ríos y poco a poco se va ascendiendo hasta un lugar llamado agüita fría a 2.650 m.
Ya llevo varias horas de subida y he ascendido un desnivel de 1.500 m., pero desde este punto bajo hasta la Compartición a 2.450 m. que es donde acamparemos. Llego cansado y allí me encuentro un grupo de 19 franceses que salieron de madrugada y han llegado hace un rato, y algunos con problemas de salud, al parecer han avisado a un helicóptero que mañana evacuará a dos señoras. No parecen estar muy en forma.
Mi guía junto con los de los franceses prepararan una buena cena y me voy a descansar con el estomago lleno. Antes de que amanezca me pongo en marcha con mi guía, faltan 10 Km. hasta cumbre y el día va a ser muy muy largo. En 3 horas hago cumbre en el Duarte, techo del país y de todo el Caribe, y tengo la fortuna de apreciar un paisaje amplísimo y bellísimo, en definitiva una cumbre muy bonita que recompensa mi esfuerzo. Tras deleitarme y descansar comienzo la bajada hasta el campamento y por el camino me encuentro a los franceses. Tomo algo de comida, me hidrato y decido seguir para abajo pues todavía quedan muchas horas de luz. La bajada fue muy larga y llegue muy cansado, con lluvias intermitentes y caídas incluidas pero al fin estaba abajo con cumbre hecha.
Al día siguiente puse rumbo a la capital donde me esperaba el Sr. Embajador de España en Republica Dominicana Diego Bermejo, con quien compartí un agradable momento y me felicito por mi éxito conseguido.
Tras algo más de un mes de viaje pongo rumbo para España después de haber conseguido sumar cuatro de los cinco objetivos previstos en esta etapa de las Grandes Antillas, y así dar un paso importante en la consecución de la Expedición Andalucía América.