17 agosto 2017

Bedmar ahonda en su pasado

Hallan en la Cueva del Portillo de Bedmar los restos humanos más antiguos de la provincia de Jaén.

Tenían probablemente 3 y 15 años y viajaban en grupo, se alimentaban de lo que encontraban por el camino.  Claro que de eso hace más de 11.000 años y son por el momento los jiennenses más antiguos encontrados.



Días pasados en Bedmar, se han presentado los restos y los hallazgos de la Cueva del Portillo tras dos campañas de excavaciones arqueológicas, una en 2015 y otra ahora en julio de 2017. Los trabajos realizados con motivo del Campus Internacional de Arqueología "Bedmar Prehistórico" han permitido hallar en la Cueva del Portillo los restos humanos más antiguos de la provincia de Jaén, que datan del Paleolítico Superior final, de entorno a 11.600 años.

El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, ha intervenido hoy junto al alcalde de Bedmar y Garcíez, Juan Francisco Serrano, en la presentación de estos hallazgos por parte del prehistoriador de la Universidad de Oxford y director de las excavaciones, Marco Antonio Bernal, el arqueólogo Antonio Santiago Pérez, y el presidente de la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana.

El campus, que ha sido organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), la Universidad de Jaén, el Instituto de Investigación de Arqueología Íbera y la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana (Fipeh), se ha desarrollado desde mediados del pasado mes de julio.

Participantes en el Campus

En él han participado un total de 26 estudiantes de grado, máster y doctorado en áreas vinculadas a la arqueología, con el apoyo de más de una veintena de profesores procedentes de Andalucía, Cataluña, Reino Unido y Francia.

Las excavaciones, realizadas en el paraje de la Serrezuela de Bedmar, no son las primeras, ya que en 2015 se encontraron en la Cueva de la Rota cerca de 600 piezas del Paleolítico Medio.
Estos resultados auguraban un potencial que ha quedado patente con los restos encontrados en la Cueva del Portillo, el único yacimiento de la provincia con consecuencia estratigráfica del Paleolítico Superior final, donde hasta ahora se habían encontrado estructuras de hogar con varios focos de fuego y un collar de conchas marinas de unos 11.000 años de antigüedad, fabricados por el homo sapiens.

El presidente de la Administración provincial ha destacado la importancia de estas excavaciones arqueológicas "para conocer la historia de un territorio, pero además es fundamental ponerlas en valor y el colmo es sacarle rentabilidad económica".
En este sentido, Reyes ha apuntado que existen elementos para reforzar el aspecto turístico de Bedmar y Garcíez, "con el parque natural de Sierra Mágina, y con Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad a poco más de 20 minutos, por lo que podemos ser un centro de referencia si somos capaces de poner en valor todo lo que está saliendo a la luz".
Un legado arqueológico que, como ocurre con los yacimientos íberos, según el presidente de la Diputación, "puede ayudar a la economía provincial, comarcal y local".

Antonio Santiago, reputado arqueólogo andaluz, durante los trabajos de campo.



http://www.canalsur.es/multimedia.html?id=1190798


==========================
Federación Andaluza de Espeleología
www.espeleo.es
==========================

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario aparecerá en breve.