21 diciembre 2013

Cien años de espeleología


La tribuna

Cien años de espeleología

José Antonio Berrocal | Actualizado 21.12.2013 - 01:00

MI afición a la geología y la fotografía me llevó a realizar excursiones espeleológicas por las cuevas de los cantales". Con esta frase, Andalucía se incorpora a la era moderna de la espeleología en el mundo. Su autor es el malagueño Miguel Such Martín quien además manifiesta que estas excursiones espeleológicas las realiza en compañía de sus amigos Rafael Montañés, José Fuentes y José Lara, además sus propios hermanos Juan y José. Estas seis personas forman el primer germen o núcleo de un grupo de espeleología, a semejanza de otros existentes en España o Francia. El inicio de estas actividades se produce en el año 1914. En 2014 se cumplen cien años de la efemérides.

No podemos olvidar las exploraciones de otros precursores aislados del siglo XIX, como Manuel Góngora y su trabajo sobre cueva de los Murciélagos de Albuñol, del descenso en 1841 de la sima de Cabra, para tratar de dilucidar si es un fenómeno natural o de la mano del hombre, los trabajos de Breuil en la Pileta, o Eduardo J. Navarro sobre la cueva del Tesoro, de Torremolinos. La diferencia es la palabra mágica escrita por Such: espeleología y su continuidad en el tiempo con otra serie de exploraciones en diversas cuevas de la provincia. Y, sobre todo, que a partir de aquí se incorporan otras actividades en diversos puntos de Andalucía conformando un colectivo de exploradores que se prolonga hasta nuestros días.

Nació Miguel Such el 17 de enero de 1889 en Málaga. Su figura es la de un autodidacta del siglo XX que por sus avatares personales se mantuvo casi silenciado durante muchos años. Sus hermanos Juan y José estudiaron en la Universidad de Granada, Derecho uno y Filosofía y Letras el otro. Miguel sin embargo no fue a la universidad y cambio las aulas por un largo viaje que le llevó por Sudamérica y estancias largas en Francia e Inglaterra que le ofrecieron el dominio fluido del francés y el inglés. Los trabajos de Such llamaron la atención del sabio francés Henry Breuil que le animó a publicar los resultados de sus investigaciones sobre la cueva de Hoyo de la Mina. El trabajo Avance al estudio de la caverna Hoyo de la Mina vio la luz en el año 1920. Y Such continuó explorando e investigando en cuevas de distintos puntos de la provincia pero sus trabajos se vieron interrumpidos por la Guerra Civil.

Su convicción republicana le llevo al exilio a Francia, con la ayuda de su amigo Breuil. Después se trasladó a Colombia donde trabajo como profesor, seguramente de arqueología, en la Universidad de Bucaramanga, en la provincia del Santander del Sur. La mayoría de su familia quedó en Málaga y esto propició la conservación de su colección arqueológica, hoy en los fondos perdidos del Museo Arqueológico Provincial, pero no así la documentación de sus investigaciones que continúa extraviada desde su exilio. Durante una expedición arqueológica a la selva de Venezuela se le reprodujo una hernia inguinal que le obligó a regresar a Bucaramanga e ingresar en el hospital del que por desgracia saldría camino del cementerio el día 21 de abril de 1945. Pero los trabajos iniciados por Such fueron continuados en Andalucía por otros muchos que siguieron los pasos de sus exploraciones.

Hoy con casi 12.000 cuevas exploradas en toda Andalucía se han catalogado más de doscientas especies animales vinculados a estas exploraciones. Se ha contribuido de forma decisiva al inventario de quirópteros en Andalucía y se ha facilitado la localización y acceso de las cavidades de interés a los científicos que han realizado estos estudios a través del CSIC y de nuestras universidades. Más de 500 lugares prehistóricos han sido informados por espeleólogos a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Eso incluye cuevas como la del Cuarenta, con su enterramiento colectivo de 27 esqueletos completos, Cueva del Ángel de Lucena o el Abrigo de Zafarraya donde aparecieron restos neandertales, o las más recientes de Hediondas II, con una decena de enterramientos secundarios de entre 5.000 y 7.000 años de antigüedad. La lista sería interminable con la incorporación de lugares con pinturas rupestres desde Jaén a Tarifa y desde Huelva hasta Almería. En el año 1972 se descubre la sima GESM y en 1978 se alcanza un desnivel de 1000 metros. Se trató de la primera sima de esa profundidad explorada por españoles. En fin, más de 15.000 kilómetros de galerías exploradas, y topografiadas en su mayoría, han acercado a la ciencia y al público en general un patrimonio natural subterráneo de la mano de los espeleólogos andaluces.

La Federación Andaluza de Espeleología quiere reivindicar esta fecha para dar a conocer una actividad atractiva y desconocida, y recordar la figura de un pionero de la exploración espeleológica como fue el andaluz Miguel Such Martín, ahora que se van a cumplir 100 años del inicio de sus exploraciones y 125 años de su nacimiento.



 Enlace al periódico pinchando aquí


==========================
Federación Andaluza de Espeleología
www.espeleo.com
==========================

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario aparecerá en breve.