19 abril 2011

Superamos la frontera del 2º sifón de Villaluenga… esfuerzo, sacrificio y éxtasis




"Éxtasis: estado del alma enteramente embargada por un sentimiento de admiración, alegría, etc."
El pasado lunes 18 de abril de 2011, dos espeleólogos del GM Alta Ruta lograron superar por primera vez el 2º sifón de Villaluenga e iluminar las galerías que tantas veces habían soñado…

Crónica de Exploración 18/04/11:
Realizado el trabajo de vaciado del 1º sifón durante el día anterior por los compañeros Pepe, Jesús “El Gorrión”, Berni del GM Alta Ruta y Álvaro del GES de la SEM nos dirigimos hoy para continuar con los trabajos de exploración en esta zona.
Hoy, lunes santo, solo tenemos disponibilidad para ir Pepe Merino y Berni Orihuela. La intención para esta jornada es la de vaciar los dos lagos situados entre ambos sifones en busca de una posible continuidad por ellos, reparar el sistema de autovaciado si es que el agua no lo ha arroyado y tomar algunas fotos.
Descendemos rápidamente pero pronto aparece el primer contratiempo del día, el motor que debía alimentar la bomba de succión que debe
desalojar el agua del primer lago se para y ya no vuelve a arrancar…
Acordándonos de toda la familia del carburador del motor decidimos continuar.
Pasamos el 1º sifón trasladando la manguera y demás materiales que nos servirá para vaciar el 2º lago. Cuando llegamos al 1ª lago observamos que el agua que aloja está bastante limpia y podemos ver el fondo… el resultado es negativo, aquello es una bañera. Continuamos nuestro descenso y pronto alcanzamos el 2º lago. Este se encuentra en la misma situación que el primero por lo que estudiamos minuciosamente su fondo dándonos el mismo resultado… otra bañera. Decidimos, ya que estábamos allí, bajar a la Sala de las Lombrices para ver el 2º sifón antes de subir para continuar con los trabajos en el 1º sifón. Berni se nota algo extraño pero Pepe está bien por lo que no le damos mayor importancia.




Descendemos los pozos y llegamos a la Sala de las Lombrices… como siempre sumergida en un halo místico de oscuridad que solo es perturbado por la luz de nuestros frontales y nuestras voces. Mientras Berni toma algunas fotos en el centro de la Sala, Pepe se acerca al final de la misma para ver el sifón… vaya! Las marcas que dejamos marcando el nivel del agua o se han movido solas o el sifón ha bajado… “Berni! El sifón esta mas bajo!”.
Pepe continua descendiendo por un lecho algo cenagoso en busca del agua del sifón cuando sus ojos presencian un fenómeno que nadie nos podíamos ni imaginar… el agua ha desaparecido dando paso a una galería descendente que marca la continuidad del camino…
- “Pero… ¿qué ha pasado aquí?”
-“¿Qué pasa Pepe?”
- “No tardes que se ha vaciado el sifón y tira que no veas”.
El veneno del explorador nos envuelve y comenzamos a descender por aquellas galerías. Estas se presentan tapizadas con 2mm de lodo y en forma de rampa descendente bastante ancha y con una altura que ronda el metro. Destrepamos unos 25mts. por la zona más aparente dejando un par de opciones a los laterales y llegando una zona horizontal que tira y tira. Sin materiales para progresar y con probabilidades de precipitaciones en la zona decidimos darnos como máximo 20min. para permanecer allí. La respiración acelerada de Berni contrasta con la de Pepe que está perfectamente. Continuamos gateando por este tramo casi horizontal de techos bajos. Pasamos un par de badinas de aguas sucias y una rampa de graba que nos da acceso a una salita con suelo de barro y totalmente saturada por chinas de río. Por aquí no es la continuidad… algo se nos escapa.
-“Berni ¿cómo andas?”
- “La verdad es que no soy capar de respirar más despacio y la cabeza me está doliendo, ¿y tu?”
-“Yo por lo pronto bien, pero vámonos para fuera”.
Nos vienen a la cabeza las experiencias vividas por los equipos de exploración de hace 14 años que nos relató en persona uno de sus protagonistas, Diego Gómez, sobre la falta de oxígeno en las galerías tras el 1º sifón.
Retrocedemos toda la zona horizontal y entramos en una sala amplia que se nos paso antes… alucinados comprobamos que estamos en la base de un pozarranco de al menos 5mts. de diámetro y que nuestras luces no son capaces de iluminar su final… sube y sube… Sus paredes completamente limpias en su zona superior y manchadas en su base delatan que es la continuidad del agua y la salida de esta zona sifonable.
Con la sensación indescriptible de ser testigos del hallazgo continuamos ascendiendo hacia la salida ya que Berni es incapaz de reducir su ritmo de respiración y el dolor de cabeza está lejos de remitir. Ascendemos hasta llegar a la gran sala de Villaluenga donde parece que Berni logra normalizar el ritmo de su respiración aunque el dolor de cabeza persiste.
Para próximas entradas tendremos que observar y medir el estado del aire de aquella zona.
Hoy nuestras botas han conseguido dar un paso trascendental en la exploración de este gran Sistema. Un hecho que nos permite dar respuesta a históricos enigmas y que seguro nos planteará otros aún más interesantes de nuestro mundo subterráneo.
Un saludo altaruteño
Berni Orihuela
Coordinador del Proyecto de Exploración VR

.=.