07 diciembre 2009

La segunda fase del yacimiento del Chaparral (Villaluenga) descubre más restos fósiles.

Los trabajos de la nueva excavación confirman la cronología de un millón doscientos mil años de los restos · Aparece un cánido, ascendente de los actuales Cou que viven en la estepa africana.





La Sierra del Chaparral, en plenas entrañas de Villaluenga del Rosario, se desprende, poco a poco, de las claves del secreto prehistórico mejor guardado durante la friolera de un millón doscientos mil años.

Los trabajos que desde hace unos meses se desarrollan en el hasta ahora considerado como el yacimiento más antiguo hallado en cueva de Andalucía Occidental, arrojan nuevos e interesantes datos. De esta forma, el equipo multidisciplinar que dirige el arqueólogo Franciso Giles ha constatado en esta segunda fase de la intervención que acaba de concluir que, efectivamente, "los restos fósiles hallados en la zona cuentan con un millón doscientos mil años".

A partir de aquí, el arqueólogo avanza que, entre los nuevos restos fósiles aparecidos en el yacimiento se encuentran los de un cánido, "cuyos ascendientes, los cou, viven en la estepa africana en la actualidad".Éste es el dato más curioso en cuanto a hallazgos paleontológicos, mientras que en el plano de microfauna, también se han obtenido nuevos resultados. "En esta segunda fase hemos tratado de completar todas las especies que pudieran aparecer dentro del registro fósil, tanto mamífero como de microfauna", comenta Francisco Giles. Asimismo, también se ha procedido al análisis de los sedimentos por parte de los especialistas en microfauna, Hugo Blain y Juan Manuel Sánchez; los estudios tafonómicos por parte de Isabel Cáceres, que determinarán si existen huellas en los fósiles provocadas por los carnívoros, carroñeros e incluso homínidos. "Uno de los datos más interesantes que estamos esperando", comenta el director de la intervención.

Por su parte, el catedrático de la Universidad de Huelva, Joaquín Rodríguez Vidal, realiza el análisis de la geomorfología.Un equipo que se completa con Antonio Santiago, coordinador de las excavaciones paleontologicas; el investigador del Archivo Historico municipal de Jerez, José María Gutiérrez; el director del Museo Historico de Villamartin; la prehistoriadora Inmaculada Perez y Luis Aguilera, encargado de los planteamientos cartográficos de la excavación. También colaboran la Federación Andaluza de Espeleología, y el Grupo Giex, de Jerez, en el apoyo tecnico .

Muchos de los expertos participantes han recopilado el máximo de datos posibles en su terreno para analizarlos en sus centros de trabajo, con el fin de que el próximo mes de abril se pongan en común los resultados. "Hasta ahora tenemos resultados provisionales, pero para esta fecha se podrán cerciorar muchos datos". Estudios que se complementan con los que se están llevando a cabo desde el laboratorio montado en el Museo Arqueológico de Villamartín.

Otro de los puntos de vital importancia en la investigación es "conocer el potencial del yacimiento". Un propósito para el que viene como anillo al dedo el buen estado en que se encuentran los restos hallados, "debido al tipo de sedimento encontrado y su ubicación, en el interior de una cueva".El yacimiento fue descubierto por el espeleólogo Diego Mendoza, del grupo Giex. Tras informar a la Delegación Provincial de Cultura se llevó a cabo la redacción del proyecto de intervención arqueológica, cuyo presupuesto, de 8.000 euros, ha sido financiado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Además, según comentó el director del proyecto de investigación, a su vez coodirector del Gibraltar Cave Projec, Francisco Giles, el Ayuntamiento de Villaluenga del Rosario "ha prometido colaborar en la financiación de los trabajos".Un proyecto que acaba de comenzar su tercera fase, correspondiente al estudio y conservación de los restos fósiles descubiertos en esta zona de la Sierra del Chaparral.

Una vez finalizado, será la Delegación Provincial de Cultura, dependiente de la Dirección General de Bienes Culturales, la encargada de decidir el lugar en que se depositen los restos.

Toda una joya de la Prehistoria, conservada durante un millón doscientos mil años, bajo el abrigo de una cueva de Villaluenga del Rosario.





Diario de Cádiz