06 noviembre 2012

Científicos cubanos buscan proteger la mayor estalagmita del mundo

 Por Raúl Menchaca

LA HABANA, 4 nov (Xinhua)

Científicos cubanos buscan hoy declarar como un área protegida la zona de la cueva Martín Infierno, en el centro-sur de la isla, donde está ubicada una estalagmita de 68 metros de altura, considerada como la mayor del mundo.





Un expediente, en cuya confección demoraron dos años, fue entregado al gobierno cubano con tales fines, indicó Iván Figueroa -citado este domingo por la prensa local-, quien es especialista del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en la provincia de Cienfuegos, en el centro sur de la isla.
El documento señala los beneficios de declarar a la zona como área protegida, condición que favorecería el desarrollo del ecoturismo en la gruta y sus adyacencias desde la costa del Mar Caribe, distante a unos 10 kilómetros.
De lograrse ese modelo de explotación sustentable implicaría la creación de fuentes de empleo para habitantes de El Naranjo y El Colorado, dos comunidades rurales enclavadas en el entorno de la caverna.
Los residentes en la posible área protegida tienen como principal reto conservacionista evitar la tala indiscriminada del bosque y el matorral, y los incendios forestales, en la actualidad un flagelo para muchos ecosistemas.
Declarada Monumento Nacional en 1990, la caverna Martín Infierno está enclavada en territorio perteneciente a Cienfuegos en el grupo montañoso de Guamuahaya, que comparte con las vecinas provincias de Villa Clara y Sancti Spíritus.
Desde que fue explorada por primera vez en 1967, se conoce de la existencia de la cueva, cuyo nombre proviene de una leyenda de transmisión oral, que cuenta que un esclavo nombrado Martín escapó de una hacienda ubicada en la cercana localidad de Trinidad.
Según la leyenda, una partida con perros persiguió al esclavo, quien en medio de la noche murió al caer por uno de los accesos a la caverna, que primero se conoció como el Infierno de Martín.
Otra leyenda que pudo influir en la recreación del toponímico, es aquella en que los lugareños alegan que por unos de sus pozos se podía llegar hasta el lugar donde vivía el mismísimo Diablo.
La cueva, que se ubica a unos 650 metros sobre el nivel del mar, tiene 793 metros de largo y desde su entrada al fondo posee un desnivel o diferencia de 197 metros.
Fue rápido blanco del interés de los científicos, pero su difícil acceso impidió una exploración certera.
El conocimiento de la existencia de una estalagmita de proporciones considerables condicionó que una nueva expedición en el año 2005, compuesta por investigadores cubanos y canadienses, se lanzara a investigar y a buscar información sobre las dimensiones de la colosal formación natural.
Los investigadores comprobaron que la estalagmita era la mayor del planeta, con 68 metros de altura, y también corroboraron la existencia de otras dos estalagmitas más pequeñas, las que miden 45 y 35 metros respectivamente, según la Sociedad Espeleológica de Cuba.
El salón donde se levantan estas estalagmitas tiene 200 metros de largo y 150 metros de ancho, así como 86 de altura, y las formaciones secundarias de su interior son consideradas de extraordinaria belleza por sus caprichosas estructuras, sólo comparables con algunas ubicadas en la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental de Cuba.
Las investigaciones hechas al entorno de la caverna, con un altísimo grado de conservación, y la relación con la estalagmita gigante, han sido avaladas para su protección por la Sociedad Espeleológica de Cuba y la Unión Internacional de Espeleología.
Martín Infierno es hoy un sitio referencia para investigaciones científicas, sobre todo para conocer y comprender muchos de los aspectos de la evolución geológica regional y de Cuba, por las posibilidades de estudio que ofrecen sus recintos y formaciones cálcicas prácticamente vírgenes.


====================================
Federación Andaluza de Espeleología
www.espeleo.com
====================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario aparecerá en breve.