09 febrero 2011

Continuan las exploraciones en Villaluenga-Alta Ruta

Hola Compañeros,
El pasado domingo 07/02/11 volvimos al Sistema Villaluenga-Alta
Ruta-La Raja para continuar con los trabajos de exploración. En esta
ocasión contábamos con los compañeros Pepe, Elías y Berni.
El trabajo se iba a centrar en la zona de la Isotónica ya que dejamos
una incógnita por explorar la última jornada con una pinta estupenda.
Mentalizados de que hoy tocaba jornada de barro hasta las cejas
preparamos todo el material de desobstrucción, topografía y
exploración y nos introducimos en el sistema por la Sima Alta Ruta.
Detectamos que la circulación de aire ha aumentado considerablemente
en toda la cavidad (incluso en las zonas amplias).
Descendemos por el Pozo del Palmerita y avanzamos por el Meandro del
Cupo percatándonos de que toda la zona se ha limpiado por completo, el
agua ha debido de actuar en esta zona (curioso ya que cuando entraron
Pepe y Berni con el cañón en carga esta zona no estaba activa…).
Llegamos a la Sala Salvador Jiménez deteniéndonos para reagruparnos.
Aprovechamos para mirar algunas incógnitas que localizamos el día que
vimos la sala entrándole agua y… ahh!! Una corriente fría de aire nos
pone los bellos de punta en una de estas incógnitas. ¿Será el aire que
ha precedido los grandes avances de esta exploración y que nos embrujo
en esta aventura? Solo el trabajo y la constancia nos lo dirá.
Con los dientes largos y un nuevo objetivo que invade ya nuestros
pensamientos y sueños nos marchamos en dirección al Chamán para
continuar con el plan inicial.



Pasamos el paso de la Machota y mientras sufrimos nuevamente la subida
del laminador que le sigue, surge un nombre para este que le viene
como anillo al dedo… Laminador del “Tornero Viejo”. Viene de la
expresión “eso es más malo que el Tornero Viejo” muy popular entre
nosotros por una antigua anécdota.
Nos metemos en la Sala de la Isotónica y desde aquí accedemos a la
nueva sala descubierta tras la última punta realizada en esta zona.
Entre risas la bautizamos como la Sala del Pepinito. En este punto se
abren dos posibilidades de continuidad aún por explorar. La más
aparente responde a una ventana situada en uno de los extremos de la
sala a unos 4mts. de altura. La ventana es bastante estrecha en su
inicio por lo que tenemos que desobstruir un poco para hacer
practicable el acceso. Para ello realizamos una escalada hasta esta y
desde aquí iniciamos el trabajo a golpe de machota, palanca y taladro.
La otra se sitúa en el otro extremo de la sala entre unas formaciones.
Cuando la revisamos encontramos un muñequito con la cabeza hecha con
un teflón de topografía… vaya, parece que esto debe acceder a una zona
ya conocida. Berni recuerda que este muñequito lo dejó en la cabecera
de una escalada que realizó junto a Mamen y Lucas hace algunos meses
(24-07-10) en la sala situada entre el Tornero Viejo y la Sala de la
Isotónica. Sin pensarlo iniciamos los trabajos en los dos puntos ya
que el acceso por este último nos puede ahorrar varios pasos
“exigentes”.



En la incógnita principal, tras retirar varios bloques, logramos
iluminar más claramente su continuidad. Esta se presenta como una
estrecha rampa de barro ascendente que tras unos 4 metros se amplía
considerablemente. Esto complica aún más su acceso ya que aparte este
se sitúa colgado en una pared prácticamente lisa. Aún así tanteamos
superar el paso, el cual, nos obliga a dejar más de medio cuerpo
suspendido pero con la ayuda de Elías y la guía de Pepe, Berni logra
con esfuerzo adentrarse en esta zona desconocida hasta el momento.
Con la luz ya reducida por la falta de pilas, las manchas de barro en
el frontal y el vaho acumulado se ilumina por primera vez una pequeña
sala con suelo de barro que precede un pozo completamente limpio de
caliza negra llena de formaciones. Se hacen algunas fotos que no
sirven de nada por la gran cantidad de vaho mientras los compañeros
piden noticias a voces… “Hay un pozo limpio de unos dos metros de
largo por uno de ancho. No veo el fondo, pero parece que tira!!!”.
Se instala una cuerda en fijo ya desde el otro lado para que suban los
compañeros pero decidimos seguir ampliando la ventana de acceso porque
es bastante dificultoso su paso. Separados por este paso se decide que
Berni continúe descendiendo el pozo mientras Elías y Pepe continúan
con la desobstrucción, recogen el material que se ha quedado en la
Isotónica y mejoran el nuevo acceso a la escalada que da paso al
Tornero Viejo.
Con la ilusión de que esta nueva zona nos depare algo importante se
comienza el descenso del pozo… la paredes están plagadas de coladas y
otras formaciones. A los dos metros de descenso aparece una
posibilidad de continuidad hacía el frente por un acceso entre
estalactitas algo delicado. Aún así se decide seguir bajando. El
descenso por la cuerda se detiene a los 7 mts. aprox. en una base echa
de varios bloques inestables. Con extremo cuidado soltamos la cuerda
del rapelador y nos aventuramos a continuar el descenso destrepando.
Tras unos 2 mts. de bajada nos topamos con que la continuidad natural
del pozo se obstruye casi en su totalidad entre varios bloques
empotrados en una zona estrecha…No!!



A nuestra espalda accedemos a una cámara de unos 3 metros de
diámetro y con un techo de algo más de 2mts. Esta zona también se
cierra a excepción de una ventana que aparece en el techo entre
formaciones. Se vuelve a la cuerda para revisar la incógnita que se
encuentra en mitad de pozo. Desde aquí, sorteando varias formaciones
se llega inmediatamente a una zona donde aparece un estrecho acceso
entre coladas que parte del suelo. Recogemos la cuerda y la lanzamos
por el hueco… iniciamos el descenso pasando muy justo por este, el
cual, se amplía rápidamente. Ya en su base, tras descender unos 4mts.,
descubrimos las pisadas dejadas justo antes… estamos en la cámara a la
que se accede desde el otro lado del pozo… uff!!! Parece que en esta
ocasión “la cueva no se deja querer”. Tras esto Berni retrocede hasta
la Sala del Pepinito donde les cuenta a los compañeros todo lo que les
ha adelantado a voces.
Recogemos todo y no marchamos con la sensación agridulce ya que
sabemos que el dar continuidad a aquella zona se plantea bastante
complicado. Pero esta sensación es superada por la alegría producida
por el trabajo realizado y los descubrimientos conseguidos.
Salimos por el nuevo acceso ahorrándonos pasar por la sala de la
Isotónica. En las galerías del Chamán descubrimos que Pepe ha perdido
en la punta e exploración su crol (igual que le paso a Berni con el
stop la pasada punta)… este barro te la juega cuando menos te lo
esperas… (gracias a esto el nuevo pozo ya tiene nombre: Pozo del
Olvido).




Se decide aplicar las técnicas de fortuna inventando un crol con el
puño y un puño con el pantín… si ya se hace difícil progresar por
estos pozos con el petate y el equipo completo (los bloqueadores ni
corren ni bloquean, es un engorro todos los cambios con el barro...) no
veas con este invento. Pero bueno, los que lo conocéis ya sabéis que
es de otra pasta y la verdad es que salió sin ningún problema.
Pasadas las 19:00h. estábamos fuera planeando las entradas futuras y
con las esperanzas refrescadas por el aire localizado en la incógnita
de la Sala Salvador Jiménez.
Un saludo Altaruteño!!
Berni
.-.-