18 junio 2009

Peligro para Atlanterra y sus pinturas rupestres


Nuevamente la Cueva de Atlanterra cobra protagonismo. Esta vez, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, es quien denuncia la situación de abandono y peligro que sufre el Patrimonio rupestre andaluz y, en concreto, la cueva gaditana.

La Cueva de Atlanterra es un Bien de Interés Cultural (BIC) y se encuentra en el término municipal de Tarifa, dentro de la urbanización de Atlanterra. En su interior se encuentran pinturas rupestres de distintas épocas prehistóricas. Las más antiguas datan del Paleolítico Superior (Magdaleniense) y tienen una antigüedad de unos 15.000 años, existiendo poco más de 200 lugares en el mundo entero que albergan manifestaciones rupestres de esta tipología.

A pesar de haber sido denunciadas las pintadas en numerosas ocasiones, el lugar aún no cuenta con protección. A principios de 2005 las pintadas fueron eliminadas, y se realizaron trabajos de lavado y limpieza. Al mismo tiempo se instaló un pequeño cercado en un lateral del terreno que no evita el acceso incontrolado de personas, y así nuevos actos vandálicos. Como señala Lothar Bergmann, espeleólogo y consejero de honor del Instituto de Estudios Campogibraltareños, tan sólo haría falta compromiso de las instituciones, y en el caso de Atlanterra, una simple verja que impidiera el acceso descontrolado a un lugar que fue santuario durante miles de años.

"Posiblemente las esperanzas de futuro del arte rupestre en Andalucía pasen inexorablemente por ahondar en la concienciación de la sociedad actual acerca de la necesidad de preservar este patrimonio y por la educación de las futuras generaciones en el conocimiento y el respeto hacia una manifestación artística que es parte esencial de nuestra memoria histórica y exponente imprescindible del acervo cultural de nuestro pueblo", destaca el Defensor del Pueblo Andaluz.