30 junio 2009

Juan Antonio Huisa en Cuba

EL ALPINISTA Y AVENTURERO HUISA CONSIGUE HOLLAR LA CIMA MAS ALTA DE CUBA, EL PICO TURQUINO DE 1.974 M.
Sevilla, 29 de junio de 2009
Tras un largo vuelo Juan A. Huisa llegaba a La Habana, capital de Cuba. Al día siguiente comenzó las gestiones, no fáciles, para partir hacia la montaña que se encuentra en el sur del país, en Sierra Maestra. Pero antes se reunió con el Sr. Embajador, el Sr. Manuel Cacho, quien le expreso la admiración que sentía por la magnitud de tal proyecto.


Los pocos aviones que volaban desde La Habana hasta la ciudad de Bayamo, al sur del país iban completos, así que Huisa se vio obligado a coger un autobús que tardo 12 horas, casi las mismas desde Madrid a la Habana.

Una vez en Bayamo y con muchas complicaciones averiguo como llegar hasta la comunidad de Santo Domingo donde esta la entrada al Parque Nacional del Turquino. Ya en la entrada le dijeron que era obligatorio contratar un guía y que la subida le llevaría dos días.


Huisa:
“ Llegar hasta este lugar ha sido muy pesado, teniendo en cuenta las pocas infraestructuras y muchas necesidades que tiene Cuba debido al régimen político que tienen, verdaderamente hay que verlo para creerlo.

Ya en la entrada del parque sigo viendo el control tan exhaustivo que se hace de todo y me obligan a llevar un guía que en este caso no hace falta porque el camino esta bien marcado y uno no se puede perder. Me quedo a dormir en Santo Domingo para salir muy temprano al día siguiente, y esa misma noche cae una tormenta descomunal con una carga eléctrica como la que no he visto en mis 34 años.
Amanece despejado y parto hacia el refugio de Joaquín donde pasaré la noche; el camino hasta allí son 8 Km. pero se hacen pesados y las vistas del mar son impresionantes dentro de un entorno muy verde y de densa vegetación. El guía me comenta que allí mismo hace 50 años se gesto la revolución que llevo acabo Fidel Castro y el Che.

Llego al refugio e “intento” descansar, pues la multitud de mosquitos y moscas (tábanos) que hay es para salir corriendo y cuando entro en la cabaña donde tengo que dormir, me doy cuenta que hay mas bichos dentro que fuera: arañas, luciérnagas, mosquitos y hasta algún ratón, etc.., así que decido dormir vestido y con las botas puestas.

Al día siguiente una subida muy pronunciada hasta la cumbre del pico Joaquín, luego bajada, vuelta a subir para coronar los picos Regino y Suecia, luego otra enorme bajada para finalmente subir a Loma Redonda y por fin hice cumbre en el Turquino. El camino va por toda la cresta lo que te obliga a subir y bajar muchas veces. En la cumbre hice las fotos oportunas y comencé la bajada rápidamente pues la jornada iba a ser muy larga.

Llegue al refugio algo cansado, y tras un breve descanso continué la bajada. Los kilómetros cada vez parecían mas largos y tras una buena bajada le continuaba otra subida y así hasta llegar abajo.

Esta montaña es traicionera, puesto que cuando uno comienza a subir piensa son 13 km y unos 1100 m. de desnivel pero no es cierto en absoluto. Normalmente en casi todas las montanas asciendes para llegar hasta arriba y después casi todo es bajada, pero aquí subes mucho y bajas mucho, y todo eso durante muchos kilómetros, así que finalmente el desnivel acumulado es muy superior y esta característica coge por sorpresa a muchos y a otros muchos les juega una mala pasada.

El regreso hasta La Habana lo hice lo más rápidamente posible y tras una semana en Cuba pongo rumbo a Bahamas.”