03 enero 2009

Un grupo de espeleólogos bate el récord de profundidad, de Murcia, al descender casi 350 metros



La Opinión de Murcia
Una decena de murcianos integrantes del club Resaltes hallan una nueva ruta subterránea en la Sima de Benís.

Ahí abajo el aire es más denso, cuesta trabajo respirar por el calor y la humedad, pero nada impide a los amantes de la espeleología (ciencia que estudia la naturaleza, el origen y formación de las cavernas) avanzar hasta el mismo centro de la tierra.En ocasiones como la que vivieron hace unos días una docena de murcianos, miembros del espeleoclub Resaltes que pertenecen a la Federación Regional de Espeleología, lo que comienza siendo una aventura rutinaria, termina convirtiéndose en un descubrimiento de grandes dimensiones. Los integrantes de Resaltes encontraron un nuevo tramo subterráneo en la sima de Benís, en el municipio de Cieza.
Los espeleólogos alcanzaron en su hallazgo una profundidad de 350 metros. La anterior cota se marcó en 1996 cuando el grupo Atalaya descendió hasta los 213 metros en la misma sima. Así pues, además de descubrir esta nueva ruta bajo tierra, los miembros de Resaltes han batido el récord regional de profundidad en la práctica de la espeleología. "El punto más bajo de Murcia estaba a unos 250 metros. Nosotros llegamos hasta casi los 350 metros gracias al descubrimiento de este nuevo punto en Benís", explicó Teresa Galindo, una de las espeleólogas que batió el citado récord de profundidad. Del mismo modo, todavía no descartan poder llegar incluso más abajo ya que "la zona se está estudiando actualmente y existe esa posibilidad", añadió Galindo.
Los espeleólogos siguen trabajando en la sima y volverán a explorarla durante los próximos días para estudiar la zona en profundidad. Aportación científicaPara los miembros de Resaltes el hecho de aportar una nueva ruta a la práctica de la espeleología ha producido una satisfacción enorme. Aunque también resaltan la importancia del hallazgo a nivel biológico y geológico. "Descubrimos esqueletos de murciélagos a unos 250 metros de profundidad. También hemos encontrado mosquitos e insectos poco comunes que queremos llevar a la Universidad de Murcia para que sean estudiados", explicó Maribel García, otra de las aventureras que participó en el descubrimiento de este nuevo trecho bajo tierra.A los restos fósiles encontrados en Benís hay que añadir los paisajes vírgenes; formaciones rocosas que el agua ha tallado con esmero durante cientos de años.
Gracias a los miembros del espeleoclub Resaltes, ahora podrán ser observados por los amantes de la espeleología. Por el momento, los especialistas aconsejan que las visitas sean exclusivamente para expertos ya que, aseguran, "la sima se las trae".
...//...